Datos asombrosos sobre las tortugas marinas

Las tortugas marinas son animales increíbles que inspiran afecto y curiosidad. Pero como viven la mayor parte de su vida en el mar, están rodeadas de misterio. Te develamos más sobre ellas, y cómo preservarlas. 

Los científicos llevan décadas intentando desentrañar los muchos misterios de la vida de las tortugas marinas mediante la investigación y la observación, lo que afortunadamente ha revelado datos interesantes sobre ellas.

Aquí compartimos los hechos más interesantes sobre las tortugas marinas para ayudar a desmitificar y preservar tanto el hábitat, los océanos, como a estas majestuosas criaturas.

Las tortugas marinas sobrevivieron a los dinosaurios

A menudo se compara a las tortugas marinas con los dinosaurios por su aspecto escamoso y reptiliano. De hecho, ¡las tortugas marinas existían al mismo tiempo que los dinosaurios! 

Así es, las tortugas marinas tal y como las conocemos hoy evolucionaron hace 110 millones de años y han cambiado muy poco desde entonces. 

Esto significa que no sólo coexistieron con los dinosaurios durante unos 45 millones de años, sino que también les sobrevivieron, sobreviviendo al evento de extinción masiva que tuvo lugar hace aproximadamente 65 millones de años.

Las tortugas marinas se distinguen por su caparazón y sus escamas

Las tortugas marinas se distinguen por el color, la forma y el dibujo de sus caparazones (llamados escudos) y por el dibujo de las escamas de sus rostros. Cada especie tiene un «patrón de escamas» único en su caparazón y rostro, que es la única forma segura de distinguirlas.

Y no sólo se pueden distinguir las especies de tortugas marinas por estas características, ¡también se pueden distinguir tortugas individuales! El patrón de escamas en la cara de una tortuga es tan único como una huella dactilar, y los científicos ahora están utilizando esos patrones únicos para identificar y realizar un seguimiento de las tortugas marinas individuales.

La temperatura de la arena determina el sexo de las tortugas marinas

Cuando una tortuga hembra pone sus huevos en la profundidad de la arena, los huevos son fecundados, pero aún no se ha decidido el sexo de cada embrión. La temperatura de la arena durante la parte central de los 45-65 días que incuban los huevos de tortuga marina determinará si del huevo nace un niño o una niña tortuga.

Por lo general, los huevos que se incuban a temperaturas superiores a 31ºC (87,8ºF) producirán un 100% de tortugas marinas hembra, mientras que las temperaturas inferiores a 27,5º (81,5ºF) dan lugar a un 100% de tortugas macho. 

Los nidos que se incuban entre estas temperaturas incubarán una mezcla de crías de tortuga macho y hembra, con 29ºC (84.2ºF) produciendo una proporción de sexo 50% macho:hembra. 

A medida que el cambio climático provoca un aumento de las temperaturas en las playas de anidación, la cuestión del desequilibrio en la proporción de sexos se ha convertido en un tema de preocupación.

Sólo 1 de cada 1.000 tortugas llega a la edad adulta

Según los cálculos de población, por término medio sólo 1 de cada 1.000 huevos de tortuga marina se convertirá en tortuga adulta. 

Como adultas, las tortugas marinas se enfrentan a muy pocos depredadores; de hecho, sus mayores amenazas son las personas. Pero como crías y juveniles, las tortugas marinas son muy vulnerables a los depredadores.

Desde el momento en que abandonan el nido, las crías se convierten en presa de casi cualquier animal en cuya boca quepa una tortuguita. 

Durante su corto viaje del nido al océano, las crías deben evitar a numerosos depredadores, entre ellos aves como halcones, fragatas y gaviotas, cangrejos y animales domésticos como perros. Una vez en el agua, las crías de tortuga marina son el blanco de grandes peces y tiburones hasta que crecen demasiado para comérselas. Aprende más sobre el ciclo vital de las tortugas marinas.

Las tortugas marinas viven mucho tiempo

¿Cuánto viven las tortugas marinas? Es una pregunta sorprendentemente difícil de responder, aunque los científicos llevan décadas trabajando en ella. Lo que sí sabemos es que las tortugas marinas tienen una larga vida: algunos ejemplares viven entre 50 y 70 años en libertad, y posiblemente más.

La tortuga marina más vieja conocida es una llamada Myrtle, una tortuga verde que ha vivido en el Acuario de Nueva Inglaterra desde 1970 y se estima que tiene aproximadamente unos 90 años ¡increíble!

Hay siete especies de tortugas marinas

Así es, hay siete especies diferentes de tortugas marinas, todas con características físicas, hábitats, dietas e historias de vida únicas. En general, las especies se dividen en dos categorías: de caparazón duro y de caparazón blando.

Seis de las siete especies son de caparazón duro, pertenecen a la familia Cheloniidae e incluyen a las tortugas verdes, las bobas, las carey, las golfinas, las de Kemp y las planas. 

La única especie de caparazón blando, el único miembro de la familia Dermochelyidae, es la tortuga laúd. 

Las tortugas utilizan el campo magnético de la Tierra para navegar

Las tortugas marinas realizan migraciones increíbles, y algunas especies atraviesan cuencas oceánicas enteras. 

¿Cómo recorren esas largas distancias? Las investigaciones muestran que las tortugas marinas pueden percibir la fuerza y la dirección del sol y del campo magnético de la Tierra, lo que les da una idea de dónde se encuentran en el mundo.

Este mapa magnético interno, combinado con las señales del entorno que las rodea, permite a las tortugas marinas encontrar el camino a sus playas de anidamiento y zonas de alimentación, a veces a miles de kilómetros de distancia. 

Una tortuga tarda hasta 30 años en convertirse en adulta

Las tortugas marinas tardan muchísimo tiempo en pasar de crías a adultos reproductores. Dependiendo de la especie, una tortuga marina hembra puede tardar entre 10 y más de 30 años en poner sus primeros huevos. 

Las tortugas laúd son las especies de maduración más rápida, y pueden alcanzar la madurez sexual tan pronto como 12 años después de la eclosión. Las especies de caparazón duro, como las tortugas verdes, tardan entre 20 y 30 años en alcanzar la madurez sexual.

Las tortugas marinas realizan migraciones gigantescas

Cada pocos años, las tortugas marinas adultas migran entre sus zonas de alimentación y sus playas de anidamiento y hábitats de apareamiento en alta mar. 

A veces las tortugas nadan a través de océanos enteros para estas migraciones, utilizando el campo magnético de la Tierra para navegar.

Las migraciones de tortugas marinas más impresionantes son las que realizan las tortugas laúd desde las playas de anidamiento de Papúa Occidental (Indonesia), que atraviesan todo el Océano Pacífico para llegar a las zonas de alimentación de la costa oeste de Estados Unidos. 

Una de estas tortugas laúd ostenta el récord de la migración más larga realizada por cualquier vertebrado marino, ¡nadando 12.774 millas (20.558 km) desde Indonesia hasta Oregón, Estados Unidos!

Las tortugas marinas vuelven a anidar en las mismas playas donde nacieron

Se cree que cuando las tortugas marinas salen de sus nidos aprenden su ubicación utilizando el campo magnético de la Tierra, un fenómeno conocido como impronta geomagnética. 

Incluso después de 30 años, cuando una cría de tortuga marina se convierte en adulta, recuerda el lugar donde nació como si fuera una dirección. 

La tortuga será entonces capaz de navegar miles de kilómetros de vuelta a la misma playa (o a una playa cercana) para poner sus huevos, un proceso extraordinario llamado natal homing.

Todas las especies de tortugas marinas están amenazadas de extinción

Las siete especies de tortugas marinas están amenazadas de extinción en mayor o menor grado. Las tortugas marinas se enfrentan a numerosas amenazas, la mayoría causadas por el hombre, que han provocado el declive de sus poblaciones en todo el mundo. 

Las cinco principales amenazas para las tortugas son las capturas accesorias en pesquerías, la contaminación (incluidos los plásticos), el cambio climático, el desarrollo costero y la captura directa de huevos y carne.  

Estos datos sobre las tortugas marinas son sólo una pequeña pincelada sobre su fascinante anatomía, historia vital y ecología. Pero a medida que surja más tecnología e investigación sobre las tortugas marinas, seguiremos aprendiendo más sobre ellas y sus entornos.